Comer para tomar el sol

Verano, calor, sol, mucho sol. El que con cada rayo oxida un poquito más nuestra piel… Por eso, la crema protectora se vuelve imprescindible durante los meses de veranito. 

 
La crema protege desde fuera pero hoy os voy a recordar algunos alimentos que lo hacen desde dentro. 
 
Los 5 básicos que complementan la protección solar y a la vez actúan como “reparadores” del daño causado por la exposición al sol.
 
¡Colorines!
 
No hay excusa para comer con colores… zanahorias, tomates, mangos, calabaza. Cuanto más fuerte es el color de la fruta/hortaliza más rica es en antioxidantes y betacaroteno. Nuestro organismo se encarga de convertirlo en vitamina A y a su vez facilita que obtengamos un bronceado uniforme. 

 

¡Colágeno! 
En cítricos, kiwis, naranjas, frutos silvestres. Todos ricos en vitamina C que es necesaria para la formación del famoso colágeno: una proteína que mantiene la elasticidad de nuestra piel y evita que nos pelemos.
 
¡Grasas!
 
Sí, grasas, pero las del aceite de oliva. Son grasas monoinsaturadas y tienen un efecto anti-inflamatorio que mejora la piel que ha estado expuesta al sol. Además, contiene vitamina E que evita el deterioro celular.  Este tipo de grasas también se encuentran en pescados como el atún, la caballa y las sardinas.

 

 
¡Té!
 

 

La infusión de moda contiene muchas sustancias antioxidantes y muchos estudios han revelado que tiene la capacidad de reactivar las células de la piel que están en proceso de deterioro.

 

 
¡Cereales integrales!
 

 

Sobretodo integrales, éstos contienen selenio, que es antioxidante y combate los daños producidos por los rayos ultravioleta. También se encuentra en la avena.
 
Así que, mucha crema y a comer.
 
 
Besitos!

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply