Energía vital

Llevo tantos meses trabajando a nivel personal en esto que se me hace raro contarlo como algo novedoso. Este va a ser un post de muchos en los que estoy trabajando. Tomarlo como una introducción muy objetiva de algo que voy a seguir compartiendo desde mi experiencia con el propósito de ayudar a todos y cada uno a los que de la forma que sea os llegue lo que escribo.

Ha sido todo un proceso de aprendizaje y crecimiento personal. De hecho, no hubiera podido escribir esto antes porque no lo sentía. Ese no era todavía el momento. 

Trabajando mis emociones y analizando comportamientos para dar con soluciones efectivas con el fin de sentirme mejor me di cuenta que tenía varios focos de conflicto. Focos de conflicto que me paralizaban, bloqueaban o saqueaban mi energía. No me refiero a la energía que obtenemos de alimentos sino a la energía vital, la energía que nos hace amar la vida. 

Energía que como muy bien aborda el hinduismo generan los 7 Chakras principales que se reparten a lo largo de nuestro cuerpo. 

Una persona puede obtener energía de muchos niveles diferentes de vibraciones- incluyendo color- que son utilizados en varias partes del cuerpo.

A lo largo de nuestro cuerpo tenemos centros principales de energía, que están conectados con órganos importantes o glándulas que controlan otras partes del cuerpo. Cada uno de estos centros principales de energía son conocidos como “Chakra”, que es una palabra en sánscrito que significa ‘rueda’.

Antes de empezar a hablaros de los 7 Chakras es importante conocer qué son los Nadis.

Los nadis se definen como vías psíquicas por las cuales circulan las corrientes energéticas conectando la totalidad de nuestro cuerpo energético. La energía recorre estos nadie fluyendo sin sentido único ni dirección. Aunque todos ellos parten de un punto situado en el vientre llamado Kanda. De los miles de Nadis que recorren nuestro cuerpo sutil en el Yoga y con la práctica se focalizan en Ida, Sushumna y Pingala. 

Conociendo esta res de conexiones energéticas es más fácil comprender que tenemos 7 centros de energía principales. Un chakra es como una rueda vórtice espiral que gira en un movimiento circular formando un vacío en el centro que dibuja en lo que sea que encuentra en su nivel vibratorio particular. (F. Yogateca).

Cada chakra se encarga de generar, retener, transformar, distribuir energía. Energía que fluye de forma natural. 

Los 7 chakras:

1- MULADHARA – Chakra raíz

Color rojo. 

Situado en la base de la columna en la zona genital. 

Este chakra nos conecta con nuestra forma más terrenal. Nos da el sentimiento de pertenecer, de estar enraizados. Está relacionado con la necesidad de satisfacer nuestras necesidades más básicas: comer, respirar, tener un hogar o procrear.  Nos conecta con la tierra y la materia. Nos ofrece firmeza, nos sitúa y orienta.

Cuando está dormido, bloqueado, apagado:

Nos sentimos desarraigados, sentimos miedos e inseguridades. No nos adaptamos desconfiamos y nos sentimos culpables.

2- SVADHISTANA – Chakra sacro

Color naranja.

Situado en el bajo vientre, debajo del ombligo. 

Asociado a la sexualidad, placer, a la salud emocional, a la capacidad de creación. No conecta con nuestras ganas de vivir, de construir y de expresar. Influye en nuestro sistema nervioso y en la temperatura. 

Cuando está dormido, bloqueado, apagado:

Nos lleva a buscar intensidades de placer o dolor. Se pierde el deseo sexual y la sensualidad. Temeridad ante situaciones de disfrute y gozo. Represión de nuestros rasgos más característicos de personalidad. Sentimos fatiga. 

3- MANIPURA – Chakra plexo solar

Color amarillo. 

Situado en la zona del estómago, entre el ombligo y el pecho. Nos conecta con nuestra fuerza de voluntad, nuestra motivación. Ofrece iniciativa, desarrolo de la creatividad y talento. También nos permite establecer vínculos emocionales y desde dónde gobernamos nuestras relaciones interpersonales. 

Cuando está dormido, bloqueado, apagado:

Sentimos ansiedad, enfermedades en el aparato digestivo, adicciones. Baja autoestima y falta de confianza en uno mismo. 

4- ANAHATA – Chakra corazón

Color verde. 

Situado cerca del corazón, entre el pecho y el cuello.

Nos ofrece la capacidad de amar, de sentir amor. La sensibilidad y el sentimiento de cuidado, de cariño, de paz. Nos permite estar en equilibrio y de vivir en armonía. Nos da sentido común, moderación. Estimula la vitalidad y otorga sabiduríaperseverancia, paciencia y equilibrio mental ante el sufrimiento o el placer.

Cuando está dormido, bloqueado, apagado:

Nos sentimos vacíos, sin animo. Tenemos más prejuicios. Incapacidad de amar. Nos aislamos.

5- VISUDDHA – Chakra garganta

Color azul turquesa.

Situado en la zona de la garganta.

Nos brinda capacidad de expresión y comunicación. Nos ofrece la capacidad de hablar, escuchar, y todas las actividades expresivas a nivel oral o sonora. Es un centro creativo y de telepatía. Está relacionado con el rejuvenecimiento y la longevidad.

Cuando está dormido, bloqueado, apagado:

Nos quedamos afónicos, irritación en la garganta. Vértigos, anemia, alergias, asma. Problemas de tiroides.

6- AJNA – Chakra entrecejo (tercer ojo)

Color índigo. 

Situado en el entrecejo.

Nos conecta con nuestra autoimagen. Centreo de todas las sensaciones perceptivas derivadas de la intuición. Conectado con los sueños, la imaginación, nuestros ideales. Despierta ideas de dignidad, grandeza, veneración y sentimientos delicados, produce la clarividencia positiva.

Cuando está dormido, bloqueado, apagado:

Nos sentimos distraídos, olvidadizos. Estado de confusión mental. Perdemos la lógica. Problemas de la vista. Dolores de cabeza.

7- SAHASRARA – Chakra coronario

Color violeta.

Situado en la parte superior de la cabeza. 

Nos conecta con lo eterno, con la parte permanente de nuestra alma. La consciencia de uno mismo y del universo. Naturaleza espiritual de nuestra existencia. Nos hace ser capaces de servir al mundo, ofreciéndonos paz mental. Nos hace vivir el presente. Nos ayuda a sentirnos cómodos siendo nosotros mismos, nos regala serenidad.

Cuando está dormido, bloqueado, apagado:

Prepotencia. Falta de autonomía para tomar decisiones. Intento de dominar o de imponer su postura. Ególatra con actitudes rígidas y de resistencia al cambio. Falta de concentración.

 

 

You Might Also Like

4 Comments

  • Reply
    Anónimo
    1 Agosto, 2017 at 8:26 am

    Gracias Miriam, por transmitirnos tu sabíduria! Como despertamos los chakras, aparte de hacerlo con la practica del Yoga? Hay otra manera?

  • Reply
    Belen
    30 Mayo, 2017 at 12:21 pm

    Un post super interesante Miriam, muchas gracias por compartir toda esta info con nosotras :

    NUEVO POST: https://lotofdots.wordpress.com/2017/05/30/cannes-2017-ii/

    Besos

  • Reply
    Andrea
    24 Mayo, 2017 at 9:32 pm

    Es genial, a mí también me encantaría saber más!!!

  • Reply
    Sandra
    23 Mayo, 2017 at 6:10 pm

    Qué ganas de saber más!!! este tema me interesa y atrae muchisimo 😉

  • Leave a Reply