Vivir en un hogar de plástico. Sperry expedition.

“The sea, the great unifier, is man’s only hope. Now, as never before, the old phrase has a literal meaning: we are all in the same boat.” – Jacques Yves Cousteau, Oceanographer

Hace ya dos meses que regresé de la expedición que hice junto al equipo de Sperry y Pangea.

En el primer post os avancé algunas de las actividades que hicimos para salvar los océanos. 

Ahora, visto con perspectiva puedo deciros que poder vivir en primera persona y tomar consciencia desde la práctica me ha cambiado. Me ha dado muchísimo en que pensar y me he dado cuenta de que si las personas no hacen nada por re-conducir su conducta en cuanto al consumo masivo de plástico y la cantidad de deshechos no es porque no se sientan preocupados o desconectados de la Tierra, de su propia naturaleza, es porque no han tenido la oportunidad de empatizar. 

Siento si me repito pero creo que es importante volver a admitirlo y es que por mi parte, que he recibido unos valores de amor por la naturaleza y protección por el lugar dónde vivo, el hecho de poder limpiar una playa virgen en la que nadie habita, nadie desecha pero que está repleta de residuos plásticos es tan horrible. Yo llegué ahí pensando que ya sabía lo mal que lo estamos haciendo, pero no tenía ni idea. Estamos arruinando nuestro único y verdadero hogar. Y eso no es todo, ni si quiera lo peor. Lo más terrible es que se lo estamos haciendo a todos los seres vivos con los que convivimos y que no tienen absolutamente nada que ver con nuestro absurdo modo de vida cada vez más consumista. 

 

En uno de los workshops que hicimos con la doctora en biología marina propusimos ideas, pequeños actos individuales que podíamos integrar para contribuir en menor medida a este desastre medioambiental. Estos son algunos de los que he integrado yo y que espero que os sirvan. 

BOLSAS DE ROPA Y PAPEL

Uno de los lugares en los que más plásticos podemos encontrar es en el supermercado. Ya no solo por las bolsas de plástico que dan en caja, sino también en las zonas de frutería. Es algo que parece ridículo porque aunque lleves tu bolsa de ropa acabas llenándola con 15 minibolsas de plástico para poder pesar previamente la fruta. En estos casos es casi inevitable por lo que cuando tengo bolsas de papel en casa las llevo metidas en las bolsas de ropa y así puedo prescindir de éstas. 

COMPARTIR EL MENSAJE

En otro tipo de comercios están empezando a cambiar las bolsas de plástico por las de papel y me da una alegría enorme. Cuando las que dan son de plástico simplemente la rechazo (casi siempre llevo un bolso grande, por lo que lo que compro lo acabo cargando en el bolso). Algo que he empezado a hacer últimamente es comunicarlo, porque creo que es necesario que aunque esa no sea la persona responsable si le contamos porque no queremos esa bolsa también caerá en la cuenta o por lo menos será como una forma de apelar su conciencia. Algo tan sencillo como decir: ai, si es de plástico mejor no me la llevo, suelo usar bolsas de papel. Este es otra de las cosas que he implementado: transmitir el mensaje. 

BOTELLA DE CRISTAL

Por último y para mi el más importante: la botellas de agua. Es alucinante y yo siempre iba con mi botella de plástico arriba y abajo. Ahora llevo siempre una de cristal y si tengo que comprar agua para casa no compro packs de muchas botellas sino que cojo un bidón grande y así voy rellenando la de cristal. 

RESPONSABILIDAD

Es el propósito más amplio e intangible pero el más sencillo. Una vez integrada la intención de ser responsable con los océanos y la naturaleza será mucho más fácil tener en cuenta el tipo de consumo que hacemos y dirigirlo hacia un consumo responsable. Esta es la última idea que quiero transmitir y que no hubiera sido posible sin conocer al equipo de Sperry y demostrarme que una marca por grande que sea puede involucrarse tanto como quiera en la conservación del planeta y la buena praxis de producción. Gracias a Sperry puedo deciros que sí hay marcas que tienen principios ecológicos y una ética de trabajo. 

Os dejo además con un artículo titulado Océanos de Plástico publicado  que amplia toda esta información y os invito enormemente a leer. 

Mil besos

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply