La mejor dieta del mundo

Llevo días queriendo hablar sobre este tema porque son muchas las preguntas que me llegan. Siempre son acerca de la cantidad y las tomas de alimentos, creo que lo puedo juntar todo para responder en una sola vez.

 
Lo que escribo siempre es en base a mi experiencia. No soy ninguna experta en la materia, pero sí tengo mi opinión y voy a intentar dividirla para que se entienda lo mejor posible.
 
(Aclaro que estoy hablando desde mi punto de vista y dejando al margen aspectos como los problemas de ansiedad, las alergias, intolerancias y/o cualquier patología o trastorno alimenticio que pueda verse involucrado en relación a este tema).
 
 
1) Eso que llamáis dieta
 
El término “dieta” es horrible. Aparece en éste título por llamar la atención, pero no me gusta emplear esta palabra porque la sociedad le da un sentido erróneo. En su etimología la palabra “dieta” proviene del griego dayta, que significa “régimen de vida” y es a la vez sinónimo de régimen alimenticio. Así que un gran ‘FAIL’ a la palabrita, porque implica restricción de una acción vital como es alimentarnos.
Además, partiendo de su significado inicial, nuestra sociedad en un empeño por bajar de peso sin esfuerzos y con restricción de alimentos ha ideado “dietas” para todo y para todos. Lamentable.
Aquí tenéis una muestra.
 
Sé de profesionales que miran más por el bienestar de sus clientes que por su propio bolsillo, pero no siempre ha sido así. ¿Cómo se gana más? Aconsejando “dietas milagro” en un breve periodo de tiempo, en el que el cliente perderá peso para más adelante ganarlo y volver a la consulta, o bien, enseñando con perseverancia unos hábitos de alimentación saludable que puedan servirle al cliente para toda su vida. Creo que está claro.
 
“Dale un pez a un hombre, y comerá hoy. Dale una caña y enséñale a pescar y comerá el resto de su vida”
Curiosamente, y valga la redundancia, no interesa que comamos el resto de nuestra vida, sino que vayamos picoteando de “dieta” en “dieta” machacando al cuerpo.
Por ello, y por el mal uso del término no volveré a emplear esa palabra.
 
 
2) Alimentación y nutrición
También creo que es importante aclarar ambos términos. Mientras que el primero se refiere a todo el proceso de seleccionar, preparar, cocinar e ingerir los alimentos, el segundo, se refiere al proceso fisiológico mediante el cual nuestro organismo asimila los alimentos ingeridos.
Por lo tanto, cuando hablamos de los alimentos fuera de nuestro organismo estamos hablando de alimentación mientras que cuando nos referimos a lo que sucede con los alimentos en el interior de nuestro organismo hablamos de nutrición.
 
 
3) Cómo
 
El tic-tac en nuestra alimentación está actualmente marcado por unas pautas que un día establecieron un conjunto de médicos, endocrinos, nutricionistas y más estudiosos. Después muchos (muchísimos) más expertos (entre los que se encuentran líderes empresarios de grandes farmacéuticas) lo aprobaron. Cuando se pusieron todos de acuerdo, se encargaron de divulgarlo y nos recomendaron: las veces que tenemos que comer al día, la base de nuestra alimentación, y los alimentos recomendados en las “principales” ingestas… Esto es súper genérico, si indagamos más, encontramos todo tipo de puntualizaciones y por supuesto sus opositores que recomendarán otras cosas (muy distintas).
En fin, con tantas opciones se crean incertidumbres y acabas dónde empezaste: en el punto de partida. Y esto es lo que suele pasar cuando queremos alimentarnos saludablemente.
 
Myself:
 
En primer lugar opté por sentir mi cuerpo, sí sentir. Según los alimentos que ingería éstos me hacían sentir mejor o peor, incluso para entrenar. Si me encontraba bien repetía otro día. Lo que me sentaba mal también lo repetía para dar exactamente con el alimento que no me iba bien. Ahí empecé a escuchar lo que pedía mi organismo. La cuestión es ir haciendo ensayos con aciertos y errores. Así descubres los alimentos que te sientan mejor. Además, intenté buscar más variedad de alimentos para que me aportaran los nutrientes necesarios. Y así poder alimentarme y nutrirme correctamente con lo que a mí me da energía (que no es lo mismo que a mi madre, y tenemos una genética similar, y por supuesto será muy distinto a lo de mi vecino).
Cada persona es única, por lo tanto, ni todas bajarán de peso de la misma forma, ni engordaran comiendo lo mismo. Así pues, el mejor experto en alimentación al que puedas acudir vas a ser tú.

Sin embargo, si lo que se pretende es cambiar totalmente el tipo de alimentación que llevábamos hasta ahora lo que debemos hacer es distinto. Voy a poner dos ejemplos para que me entendáis: suelo comer carnes, pescado, embutidos, bocadillos, purés y cereales, y hoy decido que me tomaré una ensalada de primero y de segundo brócoli con setas, ajo y perejil. Lo más probables es que me levante hinchada como un globo porque la fibra natural a la que no estoy acostumbrada produce gases y mi cuerpo no está preparado para asimilarla con facilidad. Ahora al revés, suelo comer frutas, verduras, hortalizas, legumbres y cereales, si hoy decido comerme un solomillo de ternera lo más probables es que me siente fatal (francamente, no conozco los efectos ni tengo intención de comprobarlos). En cambio, puedo comer brócoli, lechuga y demás porque al estar habituada a comer fibra no se me hincha tanto el estómago.

Con esto me refiero a que todo proceso de cambio y su consecuente adaptación requiere un tiempo de asimilación y acomodación. En definitiva, si estamos mejorando nuestros hábitos y no solíamos comer brócoli, cuando el primer día no nos siente del todo bien no deberemos descartarlo directamente. El cuerpo necesitará algunos días para asimilar y acomodar. En cambio, si al cabo de un tiempo de ingerirlo con asiduidad (2-3 veces por semana, durante 8 semanas) nos sigue sentando mal, entonces mejor probar con otra cosa. 

Espero haberme explicado bien. Esto lo hago yo desde hace 4 años y sigo en ello, no es probar una semana y dejarlo, es una constante situación de auto-conocimiento y aprendizaje.

4) Cuándo
 
6 veces al día. Tres grandes ingestas: desayuno – almuerzo – cena. La mayor el desayuno, la menor la cena. ¿Porqué? ¿Porqué? ¿Porqué? (Son preguntas retóricas).
Como somos seres únicos nuestro ritmo de vida también lo es.
 
Myself:
 
Al cabo de mucho tiempo he ido adaptando mi alimentación a mi ritmo de vida y a lo que me pedía el cuerpo. Así he acabado siendo vegetariana y comiendo cuando tengo hambre. Esto es, mucho por la mañana y mucho por la noche. Y me diréis que es una locura, que dicen que no se tiene que cenar tanto, comer más al mediodía… En fin, claro que hay estudios para todo, pero no me han estudiado a mí en particular. Comiendo como lo hago todas mis pruebas médicas son positivas, entonces, porqué debería estar mejor o peor que el que come 8 veces al día pero menos cantidad. No tenemos el mismo metabolismo, ni la misma genética, ni el mismo ritmo de vida. Sin embargo, ambos salimos favorecidos en los análisis médicos.
 
Finalmente, con esto sólo pretendo aclarar que no hay una mejor o peor alimentación, se trata de indagar en la que mejor te siente. Lo que intento con las recetas que cuelgo es difundir ideas y creaciones con la mayor variedad de alimentos (en su mayoría) vegetales. Cocinando sigo aprendiendo y descubriendo nuevos alimentos, con distintos nutrientes y me parece interesante compartirlo. No significa que me alimente únicamente de las recetas que comparto, hay más. Tampoco pretendo imponer que mis hábitos alimenticios sean los mejores ni que deban seguirse porque como he dicho y me repito: somos únicos.
 
 
5) Conclusiones
 
Y tras exponer unas cuántas ideas que rondaban por mi inquieta cabecita, éstas son las tres breves conclusiones que puedo extraer:
 
·El mejor hábito alimenticio es el resultado de una sinergia entre los alimentos y el propio organismo.
 
·El aspecto cuantitativo de la alimentación se adapta al ritmo de vida. El aspecto cualitativo, al aprecio que le tengamos a nuestra salud.
 
·La mejor dieta del mundo no existe.
 
 
 
Os dejo un buen tema para compensar la densidad de lo escrito, jeje.
 
 
¡Mil besitos!

You Might Also Like

10 Comments

  • Reply
    Carmencita
    10 marzo, 2014 at 10:39 am

    Hola Miriam, te sigo desde hace teimpo vía Instagram y ya por fín ,me decidí a leerte mediante tu blog. La verdad he de decirte que me gusta muy mucho lo que escribes, tus vídeos (IG), tus fotos etc…. Enhorabuena por tu trabajo!!
    Contarte que bueno, he practicado deporte con asiduidad desde hace tiempo y ahora después de un tiempo sin acudir al gym (aunque no llevo vida sedentaria), lo he retomado. Me encantaría que si tuvieses un huequito,para poder consultarte alguna cosilla sobre los objetivos, tanto deportivos como alimenticios ya que quiero e intento bajar de peso. Muchísimas gracias de antemano. Un saludo!!!

  • Reply
    Anonymous
    22 diciembre, 2013 at 2:34 pm

    Me gusta mucho como piensas, por lo visto tienes mucha fuerza de voluntad, a muchos les gustaria poder hacer semejante cosa y tener tantos conocimientos del tema. Tengo 15 años estoy en una edad dificil en la que mi cuerpo sufre cambios y me preocupo mucho por.mi aspecto, no estoy rellenita ni.nada, pero.me.gustaria tener una.figura mas.bonita i desaria verme mejor, Desde mayo hago bastante ejercicio, siempre he comido bastante saludable pero decidi adelgazarme un poco y funcionó, sigo haciendo ejercicio pero ahora veo que me hace falta bajar un poco de peso. Podrias darme algun consejo?

    • Reply
      Miriam
      31 diciembre, 2013 at 11:09 am

      mándame un mail

  • Reply
    sara garcia
    23 noviembre, 2013 at 6:43 pm

    Hola!! Tengo 22 años y aunque soy delgada, me muevo mucho y hago musculo enseguida. Sin embargo es ahora cuando me he apuntado al gimnasio….asi compenso mejor tantas horas sentada estudiando!!
    Te acabo de descubrir y me encanta tu actitud y lo que pones. Estoy absolutamente de acuerdo contigo en este post, tengo una hermana y tenemos metabolismos distintos, asi que te entiendo lo que dices!
    Siempre me he cuidado mucho comiendo pero ahora mas y despues de ver tu blog tengo aun mas ganas de ir al gimnasio el lunes!! 🙂
    Un besito desde pamplona. Sarah.

    • Reply
      Miriam
      24 noviembre, 2013 at 8:47 am

      Hola Sarah! como me alegra, muchísimas gracias guapa, ya me irás contando!
      mucho ánimo y besitos!!!

  • Reply
    valentina vega
    21 noviembre, 2013 at 2:24 pm

    Hola!! te acabo de descubrir y la verdad es q me estoy volviendo loca mirando tu blog y tu instagram!!! tengo mucho por leer, mirar y aprender! me encanta este mundo y la positividad q transmites me gusta mucho 🙂 Te felicito.
    Me cuido mucho en las comidas y eso lo tengo controlado. El problema es la actividad fisica: soy muy vaga para hacer deporte, siempre empiezo y al final termino dejándolo… vivo en San Sebastián (Guipuzcoa) y como ya sabes el clima aqui es malisimo… ultimamente no para de llover y hay muchisimo viento. Solía hacer una hora de caminata a paso rapido pero ahora se me hace muy dificil debido al tiempo que esta haciendo y tampoco estoy en condiciones de pagarme un gimnasio… Queria empezar a hacer un poco de yoga en casa, podrias recomendarme algunas posturas para principiantes??? lo que mas me preocupa es fortalecer mi abdomen, tengo bastante flacidez ahi.. Aunque ya se que el yoga es muy completo y se trabajan todas las partes del cuerpo.
    También me gustaría que me recomendases alguna otra cosa que se te ocurra que pueda hacer en casa! Necesito empezar a moverme un poco y quiero hacerlo bien!!
    Muchas gracias!!!! Mil besos

    • Reply
      Miriam
      24 noviembre, 2013 at 8:50 am

      Hola guapísima! Primero, muchas gracias por todo, me alegra saber que te gusta y que pueda sevirte para inspirarte o motivarte. La verdad es que al leer tu petición he decidido que grabaré entrenos caseros hechos en casa y los iré colgando para darte algunas ideas a ti y a quién pueda servirle, estoy segura que mucha más gente está en la misma situación. Espero poder hacerlo la semana que viene y los iré colgando! Te agradezco la idea!!!

      Un besito enorme!

  • Reply
    valentina vega
    21 noviembre, 2013 at 2:23 pm

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  • Reply
    Mademoiselle J.
    9 noviembre, 2013 at 5:29 pm

    Un post muy interesante, sin duda tienes toda la razón. Cada cuerpo es diferente y, por consiguiente, se alimenta de manera distinta. Es normal, lógico. Yo siempre he sido delgadita y nunca he podido hacer grandes comilonas porque mi estomago me dice: no lo hagas. Así que como poco, pero a menudo.
    Nuestro cuerpo es inteligente y nos dice lo que podemos comer y cuando hacerlo.

    Me gusta mucho tu blog y lo que transmites a través de él… Y los platos que publicas tienen siempre una pinta deliciosa, ¡a ver si me animo!

    Petonets bonica 🙂

    • Reply
      Miriam
      14 noviembre, 2013 at 7:17 am

      Muchísimas gracias guapa! me alegro que pueda inspirarte, Un besito enorme!

    Leave a Reply