New York City Marathon

Corre, corre y corre. Esto me decía mi conciencia, porque el dolor es temporal pero la satisfacción de haberlo logrado es eterna. Y así fue.

_MG_5869

Lo curioso de todo esto es que es la primera vez que me pongo un dorsal sin nervios, pero es que de ningún tipo. Estaba súper tranquila porque iba a disfrutar no a competir. Corrí 42,195km en 4h19 y estoy súper feliz. Podría haberlo hecho mejor, pues seguramente, pero también peor. El caso es que lo hice y ahora empiezo a asimilarlo, no me lo podía creer. Si me seguís de hace tiempo sabréis que a mi me apasiona el triatlón de corta distancia y como mucho hago 1 o 2 medias al año. Asi que os imagináis el push de motivación que supone poder terminar una maratón. Estaba muchísimo más preparada mental que físicamente. Y según dicen, es así como hay que estar antes de empezar. Sin embargo, si alguna vez me planteo volver a correr 42km, intentaré entrenar más.

El Sábado por la mañana, bien tempranito y gracias al jet lag, fui a estirar las patitas por Central Park, unos 6-7 km que me fueron genial después de pasarme el día anterior viajando. Después un desayuno a base de frutos rojos y a por el dorsal. IMG_0060

IMG_0116IMG_0212

Ahora sí que sí! Ya no hay vuelta atrás. Una vueltita por la feria y con la intención de poder descansar, entre una cosa y otra, y por compromisos laborales que tenía por NY acabé andando un total de 23km. Es un error súper frecuente en los runners maratonianos de NY. Es la ciudad perfecta para recorrer a pie y siempre hay cosas que ver o hacer, así que sin darte cuenta vas sumando metros, km… y cuando llega la hora de la cena tienes las piernas cargadísimas.

Efectivamente fue lo que me pasó, miré el contador de pasos que tengo en el iphone y casi me da algo cuando ví los 23km. Me lo tomé con filosofía, cené prontito y mucho para recuperarme de la caminata y coger fuerzas de cara a la maratón del día siguiente.

No tengo foto de la cena pero fue a base de macarrones de trigo blanco, no había integral, con salsa de tomate sin ajo, ni cebolla, ni ningún condimento picante o fuerte. En mi día a día los utilizo sin problema pero a riesgo de que se puedan repetir, mejor evitarlos. El plato de pasta fue el aperitivo. Tomé también una ensalada con mucha lechuga, tomate, aguacate, pepino y garbanzos. Y mucho, muchísimo boniato asado. De postre manzanas y uvas.

IMG_0260IMG_0044

Por la mañana nada más levantarme tomé un tazón de granola de cereales y frutos secos: almendras y nueces. Dos manzanas medianas, melón y uva. Esto fue 5 horas antes de empezar a correr así que todavía me quedaba un rato. Nos subimos al autocar y tras 45 minutos de camino llegamos porfin al Long Island, lugar de salida de la NYC Marathon.

Aluciné con los miles y miles de personas que estaban por allí deambulando, abrigadísimos todos. La primera sensación me impactó muchísimo. Pensé, toda esta gente va a correr 42 km, tirados por el suelo, daba penita. Tras dar un par de vueltas y ver toda a logística y la espectacular organización acabé junto a ellos. Tirada en el suelo que cualquiera que me hubiera visto me daba caridad.

Había carpas con puestos de café, bagels, barritas energéticas de todos los sabores, agua, geles… De todo. Podías coger lo que quisieras. Yo sólo tomé agua, todo lo demás lo traía del hotel.

Nada más llegar, me comí 4 dátiles con coco rallado y una manzana. Todavía quedaban 3 horas para empezar a correr. No volví a comer nada más hasta una hora después, me comí una manzana, un plátano y una barrita de avena con almendras machacadas (para una rápida digestión). Durante esas dos horas antes de empezar a correr sólo tomé agua hasta los últimos 40′ en que ya no tomé nada. Normalmente lo hago hasta 30′, pero imaginando que la espera en la salida sería larga y yo soy muy de  “me pongo nerviosa y tengo pipi pero en realidad no”, pues sumé 10′ más sin beber nada.

IMG_0363IMG_0369IMG_0387377161_210977573_XLarge copia IMG_0389IMG_0382

Una de las cosas que me encantó fue los cientos de containers y voluntarios distribuidos por el recinto con la finalidad de recoger las toneladas de ropa (la mayoría en perfecto estado) que dejamos allí. Toda esta ropa va destinada a personas que la necesitan. Yo iba súper abrigada, además de la ropa con la que iba a correr llevaba una camiseta de algodón de manga corta, una de manga larga, un jerséi de manga larga, una sudadera súper gordita y unas mallas de chándal. Era una cebolla andante pero coger frio antes de correr genera malestar. No me sobró nada de nada porque a esas horas hacía fresquito. Así que en total dejé 5 prendas de ropa, que yo traje de casa porque ya no estaba dando utilidad y  estaban semi nuevas. Ojalá le den muchísimo uso.  IMG_0395

Y de un momento a otro, todo empezó. Desde el primer momento fui empapándome de todo, observando. Incluso en muchos momentos se me olvidaba que estaba corriendo. Estaba tan distraída con la entrega y animación del público que no pensaba en el hecho de estar corriendo. Eso por una parte es bueno porque el tiempo pasa mucho más rápido, pero por otra, hace que la cabeza esté fuera de carrera.
IMG_0494

Aunque es totalmente lógico porque además parte de la animación eran amigos estupendos! Gracias chicos por formar parte de esta experiencia!IMG_0186

Calles, puentes, parques, mil cosas que ver y recorrer. Desde este viaje a NY he vuelto a creer en súper héroes porque he corrido junto a 78.000. Ví personas de todas las edades, un abuelito que casi ni podía andar, un chico súper fuerte que le faltaba una pierna e iba a hacerlo con muletas. Amigas, padres e hijos, grupos de todas las partes del mundo. Es algo tan increíble.

Y las miles, o millones, de personas que animan, durante TODO el recorrido, bandas de música, familias, grupos de amigos. Ví de todo. Gospel en varias iglesias, bandas punk, grupos de ciclistas, un montón de niños, varias familias haciendo una barbacoa allí mismo. De todo.

 

IMG_0540

Processed with VSCOcam with f1 preset

IMG_0694

Es una experiencia única y la he disfrutado al máximo junto con todo el equipo de Women’s Health y Tag Heuer, sin ellos este sueño no se hubiera hecho realidad. Y gracias también a Jordi Anguera por su talento al sacarme éstas fantásticas fotos!

Y como dije y me repito por si a alguien se le pasó:

decía Cocó Chanel que se triunfa con lo que se aprende, y así lo creo también. ni una ni dos ni tres medallas simbolizan más el triunfo como lo hacen mis ojos al brillar hoy, a tres días de recorrer las calles de NY. sobre unas ojeras infinitas, músculos agotados, articulaciones doloridas y agotamiento en general, pero con el alma alegre y vital. con ganas de seguir aprendiendo porque significará seguir triunfando. correr la #nycmarathon ha supuesto una de las mejores experiencias que he vivido hasta ahora y el mayor de los aprendizajes que me llevo es el de las segundas oportunidades. correr ésta maratón me ha devuelto la confianza en el ser humano, que muchas veces perdemos… correr no entiende de edades, ni de razas, tampoco de sexo, ni clases sociales. correr nos banaliza tanto el exterior que resalza lo más puro de nuestro interior, y eso dice mucho muchísimo de las personas. y dice mucho también de cada uno de los más de 50mil participantes que llegaron a la meta el domingo con una sonrisa en la cara y la victoria en el corazón.

_MG_5877

 

Mil besitos!

You Might Also Like

6 Comments

  • Reply
    María
    11 noviembre, 2015 at 6:11 pm

    ¡Que post más bonito Miriam! Me encanta lo que cuentas y cómo lo cuentas.
    Yo también te sigo en instagram y espero que para mi cumpleaños me regalen tu libro.

    ¡Enhorabuena guapa!

  • Reply
    Lara Frías Cumella
    11 noviembre, 2015 at 5:37 pm

    miriam , casi lloro al final. te sigo desde hace bastante ya y ver como canvias y inspiras a chicas como yo de 15 años a lograr cosas que jamás harian es conmovedor. Hace poco corrí la carrera de la mujer y ya me pareció precioso ya ni me imagino la marathon de nueva yok, una de mis ciudades preferidas y correr una de mis nuevas aficiones. me siento supero orgullosa de tus mensajes en snapchat : ” el cuerpo te lleva a la linia de salida y a mente a la meta”, eso me hace sentir orgullosa de la vid , saber apreciar estas cosas tambien como mujer! no sabes como e has ayudado, ojala te llegue a conocer un dia..

    besos desde barceona

    • Reply
      Miriam Albero
      13 noviembre, 2015 at 3:40 pm

      Qué guay! el año que viene tengo que correr la de la mujer! enhorabuena!!! y muchísimas graciasss (L)un besito!

  • Reply
    Lara Frías
    11 noviembre, 2015 at 5:31 pm

    Muy bonito casi lloro al final. Hace 2-3 dias no me acuerdo, hice la carrera de la mujer y eso ya me pareció espectacular solo pensar que llevo menos de un año con esta afición y ha he conseguido esto ni me imagino cuando sea como tu. Me alegro muchissimo de verte asi porque hace bastante ya que te sigo y no me arrepiento es todo un sueño compartir este mundo con gente como tu. Valorar lo que te dan , disfrutar cada momento todo eso es lo aue simbolizas tu y mucha gente ❤️
    Hace poco me dijiste por snapchat una frase muy bonita ” el cuerpo te lleva a la linia de salida t la mente a la meta” me sirvió muchissimo y lo hare tambien cuando haga la marathon..
    Un gran beso guapa

  • Reply
    RAFA ESTEVE
    11 noviembre, 2015 at 1:15 pm

    Que bonita crónica Miriam. Un sueño cumplido, seguro… Al menos lo es para mi…; aunque yo sigo soñando, ya que por mis circunstancias, sólo puedo permitirme correr la maratón de Valencia ( es este domingo )
    Enhorabuena por tu logro. Te sigo, además de tener tu libro y seguir algunas de tus recetas… Y entiendo que la primera maratón marca! Y mas la de NY.
    Besos

  • Leave a Reply