Personas

Personas.

Porque eso es lo que somos. O creemos que somos. O nos dicen que seamos. O queremos ser. Personas.

Que andamos, entrenamos y comemos. Personas que ríen, personas que lloran. Somos gente pequeña en un mundo grande. Vamos de aquí para allá y de un lado a otro, decididos, con dudas, a veces rápido. Personas que sienten, viven, escapan y aman. Oh. Personas. Esa clase que sufre, padece, hiere y rompe. Personas que luchan y mueren.

Somos muchas personas y de muchas maneras. Somos complicados, irritantes, compasivos. Queremos ser y somos, o no. Depende. ¿De qué? De las personas.

No hay personas buenas o personas malas. Algunas hacen el bien, otras el mal. Y hay personas que no hacen nada. Nada.

Las evitamos igual que las necesitamos. Todo gira entorno a las personas. Todo. Porque creamos, soñamos e imaginamos. Y amamos.

Ya no nos comunicamos igual, dicen. Ahora con tanto aparato nos cuesta relacionarnos, dicen. Hablamos más por whatsapp qué en persona, digo. Bueno, ¿y? Al fin y al cabo seguimos siendo personas.

Sé más nombres de usuario que nombres propios. Usuarios. Followers. Seguidores. Fans.

Personas. Mis personas. Mis. Si. Porque hace 3 años. ¿Una familia? No sé. Las familias se pelean. Un equipo. Porque formar un equipo depende de todos los integrantes. Formo parte de un gran equipo de personas. Formamos.

Con tanta pantalla táctil se nos olvida que somos blanditos. Por dentro y por fuera. Porqué todas las personas que están, estáis, al otro lado de la pantalla sois increíbles. Porqué vosotros, personas, que estáis leyendo esta entrada me hacéis creer cada día que la vida es increíble. Porque cuando pierdo la fe, las personas, vosotros, me la devolvéis.

Quiero compartir una preciosa frase que he recogido hoy de una persona por snapchat y dice…

“Cuando la vida te talle y sientas dolor; no temas, alégrate, está haciendo de ti un diamante. La vida no talla vidrio, sólo piedras preciosas”.

Feliz día personas preciosas.

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply