Alimentación Vegana – Vegetariana (II)

“La gente no piensa en cómo cada uno de estos animales que llamamos cena tienen los mismos tipos de personalidades que nuestros perros y gatos”.

EL CAMBIO

Una vez tomada la decisión hay dos formas de hacerlo, de golpe o bien de manera progresiva. 

Aunque cuando nos planteamos hacerlo, así de repente nos parece que hay muchas cosas en las que pensar, es mucho más sencillo.

Teniendo en cuenta que una familia española come de media 8-9 platos semanales, los cuales se van repitiendo, basta con identificar qué es lo que podemos ir modificando para seguir comiendo variado y con todas nuestras necesidades nutricionales cubiertas. 

TRANSICIÓN

Cuando la transición es progresiva nos damos más tiempo para la adaptación, no sólo metabólica por nuestro cuerpo sino también a nivel psicológico que es lo que causa más estragos en algunas ocasiones. Puede surgir ansiedad, temor o ganas de comer algo en concreto. 

En mi caso lo hice de manera progresiva. Lo primero que dejé fue la carne (embutidos, etc), después los lácteos. Esta transición la hice en varias semanas y meses, por lo que no corre prisa. Mi consejo es que cuanto mayor sea la adaptación más probabilidades habrá de mantenerla.

FASES

  • Empieza por analizar tu dieta actual, escribe una lista con los alimentos, platos o menús que sueles comer en tu día a día. Piensa en lo que sueles comer normalmente en casa. Identifica los platos que ya son vegetarianos y establécelos como la base de algunas comidas principales. Por ejemplo, un plato de pasta, arroz con lentejas, verduras asadas. Comienza utilizando alimentos que ya forman parte de tu alimentación, aquellos que conoces y te gustan.
  • Revisa tus recetas favoritas que están basadas en carne e intenta adaptarlas con otros alimentos vegetales. Por ejemplo: paella de verduras, lentejas estofadas con tofu y tomates, tacos de vegetales y legumbres, salsa carbonara de aguacate, rissotto con crema de arroz.
  • Busca en libros, blogs, hay miles de recetas vegetarianas y veganas que pueden encantarte. 

Cuando lo tengas todo por escrito revísalo y pregúntate:

  • ¿Incluyen tus comidas variedad de cereales, legumbres, verduras y frutas frescas?
  • ¿Cuántas raciones de frutas y verduras ? Deberían ser de 5 a 10 al día.
  • ¿Cuántas raciones de cereales integrales no procesados? Deberían ser de 6 a 10 al día. 

Revisa e intenta hacer las modificaciones necesarias para incluirlos. 

Para que, además de vegana, tu alimentación sea saludable puedes seguir una norma base: incluir variedad de frutas, verduras, legumbres y cereales integrales en las diferentes comidas. También recuerda incluir semillas y frutos secos.

En el caso de una alimentación vegetariana también huevo (ecológico) y algunos incluyen lácteos (aunque desde mi punto de vista no son del todo saludables). 

‘Relájate respecto a las proteínas. Mientras las calorías sean suficientes y la dieta sea variada, los vegetarianos cubren fácilmente sus necesidades de proteínas. Los cereales, las legumbres, las verduras y los frutos secos, todos ellos proporcionan proteínas. No es necesario tomar un alimento “altamente proteico” como queso, soja, legumbres o sucedáneos de carne en cada una de las comidas. Los vegetarianos tampoco necesitan ingerir combinaciones especiales de alimentos para satisfacer las necesidades proteicas.’

Os dejo por aquí un pdf con datos interesantes sobre las dietas veganas-vegetarianas, así como un recopilatorio de estudios sobre este tipo de dietas. 

¡Mil besos!

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply
    Jessica
    16 septiembre, 2017 at 8:46 am

    Gracias por todas tus aportaciones. Tanto de este tipo de alimentación, como cuando hablas de alimentación ecológica, recomiendas libros y redactas recetas.
    Yo cada día me convenzo más de lo que me gusta este estilo de vida pero me cuesta introducirme por miedo por ejemplo a no cubrir proteínas.
    Gracias!

  • Leave a Reply